Category: <span>Anglosionismo / Fascismos / 1%</span>

Por Larry Romanoff, 12 de septiembre de 2022 Introducción Gran parte de la llamada “historia” que nos enseñaron en nuestras escuelas no ha sido tan exacta como podríamos haber creído. En particular, los editores de libros, con astucia, han logrado…

Anglosionismo / Fascismos / 1% Banca Mundial

Escrito por Thierry MEYSSAN el 01/03/2022 Al amanecer del 24 de febrero, las fuerzas militares rusas entraron masivamente en Ucrania. De acuerdo con el presidente Vladimir Putin, quien se dirigió a la poblacion en televisión en ese momento, esta operación…

Anglosionismo / Fascismos / 1% Europa occidental Ingeniería Social Rusia

El siguiente es un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia que hace un breve e incompleto recuento de casos de comportamiento criminal del Occidente Colectivo. Es breve e incompleto porque el comportamiento del Occidente Colectivo es esencialmente criminal. No se trata de “casos”, sino de una regularidad que define y caracteriza por completo a quienes constituyen una élite delincuencial que ejerce la opresión sobre los pueblos. Estos “casos” no son excepciones, sino sólo ejemplos ilustrativos del comportamiento de la plutocracia criminal que rige a Occidente.

Anglosionismo / Fascismos / 1%

por The Saker. En The Vineyard of The Saker. Traducción de Comunidad Saker Latinoamérica Parece que el tiempo se acaba. Y con él las esperanzas en que la guerra no ocurrirá. The Saker pasa en limpio como están las cosas…

Anglosionismo / Fascismos / 1%

Estamos en los momentos finales de una situación crítica. Paul Craig Roberts intenta despertar, con toda su elocuencia, a lo que quede de despierto en Washington, cuando menos mediante la advertencia de que la guerra sería un mal negocio para Estados Unidos. Pero los engranajes de la maquinaria ciega siguen girando. Marx estableció, como una ley de la Historia, que las crisis capitalistas de superproducción resultan en grandes guerras. Las grandes guerras que ocurrieron después le dieron la razón. ¿Podremos esta vez desafiar esa ley y, a la vez que enfrentamos el capitalismo, que nos está destruyendo, y a la vez que enfrentamos el imperialismo, que nos está destruyendo, logremos vencerlo sin una guerra a gran escala, que estaría cerca del Holocausto de la Humanidad, o lo sería? No está fácil…

Anglosionismo / Fascismos / 1%

Afirma el Saker: “lo que suceda será el resultado de las sumas de los muchos vectores que influyen en ese resultado: cada parte atraerá hacia sus intereses tanto como sea posible, y el vector suma de todas estas políticas exteriores no oficiales dará como resultado lo que muchos de nosotros la llamaremos ‘política exterior de Estados Unidos’, a pesar de que, como tal, no existe tal política (salvo la suma de estos diferentes vectores)”. Leamos.

Anglosionismo / Fascismos / 1%

LIBRO UNO PARTE 1

Naciones construidas con mentiras

Volumen 1 – Cómo se enriqueció Estados Unidos

Parte 1

© Larry Romanoff, octubre, 2021

Traducción: PEC

Parte 1 – Prefacio, Prólogo, Introducción

Prefacio

De: James Bacque

Fecha: Sábado, 5 de Enero, 2019 9:13 PM

Estimado Larry

Gracias por la información… como has adivinado, ya me he encontrado con gran parte de ella. Te deseo buena suerte… Sé tan moderado como puedas al expresar tus importantísimos hallazgos. Recuerda que casi nadie sabe tanto como tú y que algunos de tus hallazgos son muy molestos.

Te deseo lo mejor

Jim

Prólogo al Primer Volumen

Una breve historia de los Estados Unidos que no se aprende en la universidad

Uno de los mitos históricos más populares incrustados en la conciencia estadounidense por la maquinaria de propaganda se refiere a la migración de los colonos al Nuevo Mundo, la narración que detalla cómo cientos de miles de virtuosos oprimidos acudieron a los muelles en una carrera precipitada por la libertad y la oportunidad. Es posible que haya habido cinco o seis personas de ese tipo, pero un grupo mucho mayor estaba allí para escapar del verdugo y del carcelero, y una selección aún mayor eran traficantes de esclavos, prostitutas y estafadores capitalistas en ciernes que buscaban pastos más verdes. Si añadimos el gran número de personas que esperaban escapar de la persecución justificada por sus versiones del cristianismo pervertidas de brujería, los primeros americanos no eran modelos a seguir para una nueva nación. La evidencia está más claramente del lado de los criminales, los perdedores y los inadaptados, los chiflados religiosos y los oportunistas que de los míticos oprimidos. Y para que conste, no hay ninguna prueba de que los colonos emigraran a América en busca de “libertad” u “oportunidad”, al menos no en el sentido actual de estas palabras.

La buena salud mental no era un requisito previo para los colonos europeos que emigraban al Nuevo Mundo. Nos gusta recordar que Australia estaba (y en su mayor parte sigue estando) poblada principalmente por asesinos, ladrones y pervertidos sexuales, pero los inmigrantes de América no eran notablemente mejores. De hecho, la inscripción de la Estatua de la Libertad decía, más o menos, lo correcto al referirse a “los miserables desechos de tu abundante costa”. Mientras que los australianos tenían a sus asesinos en serie y a sus atracadores, los europeos iban más allá con sus extremistas cristianos que se pasaban los días de la semana quemando brujas y matando indios, y los domingos en la iglesia agradeciendo a Dios la oportunidad. Los australianos han mejorado ligeramente sus hábitos a lo largo de los siglos, mientras que los estadounidenses no lo han hecho.

Estados Unidos es ampliamente aceptado, e incluso se enorgullece de ello, de ser un país profundamente cristiano, con un 65% o más de la población que declara que la religión es importante en sus vidas. Esto estaría respaldado por la historia, ya que las principales migraciones al Nuevo Mundo consistieron en una larga lista de sectas religiosas extravagantes cuyo objetivo principal en la emigración era la oportunidad de construir una sociedad totalmente basada en esas herejías aislacionistas y extremistas. Probablemente se puede decir que la brujería de Salem fue el semillero en el que germinó y floreció la versión peculiarmente estadounidense de la teología cristiana, que también sirvió de introducción práctica a la histeria de masas que más tarde se aplicaría de forma tan útil a los conceptos del patriotismo y la democracia. Los ecos perdurables de esta ascendencia religiosa han sido muy influyentes en toda la historia estadounidense posterior.

El preámbulo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos (“Las palabras más famosas de la lengua inglesa”, si eres estadounidense; otra tarjeta de felicitación de Hello Kitty, si no lo eres), afirma: “Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres blancos fueron creados superiores y están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, el más importante de los cuales es la esclavitud”. En la historia reciente del mundo moderno, sólo dos naciones han abrazado tan profundamente la esclavitud como para haberla practicado a una escala inmensa durante cientos de años: los cristianos en América y los Dalai Lamas en el Tíbet. Y sólo estos dos grupos apreciaron tanto la esclavitud en sus corazones que libraron una guerra civil por el derecho a mantenerla. No es un argumento moral para vender que ambos grupos de fanáticos racistas perdieron la guerra, y mientras Mao limpiaba el Tíbet, el racismo y la intolerancia persistieron en Estados Unidos, a menudo de forma violenta durante otros 200 años, y aún hoy son ampliamente evidentes. La virtud cristiana no muere fácilmente.

A nivel internacional, el gobierno estadounidense y sus líderes funcionan con una amoralidad absoluta, impulsados principalmente por su darwinismo comercial, su filosofía de la ley de la selva y  el poder hace el bien. Sin embargo, individualmente, la mayoría de los estadounidenses aceptan todo esto como algo justo y agradable a los ojos de su dios. La vasta red de prisiones de tortura, los numerosos gobiernos derrocados, las innumerables dictaduras brutales instaladas y apoyadas, la esclavización comercial y militar de tantas poblaciones, los 10 a 20 millones de civiles masacrados, la constante intromisión en los asuntos internos de otras naciones, la tan frecuente desestabilización de gobiernos, el saqueo de los recursos de tantas naciones. Todo esto es excusado, justificado, perdonado, a menudo alabado, y luego rápidamente olvidado por estos cristianos morales. Puede que los estadounidenses se sientan cómodos con toda esta disonancia cognitiva, pero como escribió acertadamente Jiddu Krishnamurti, “no es una medida de (buena) salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.

Anglosionismo / Fascismos / 1%

Anglosionismo / Fascismos / 1%

Anglosionismo / Fascismos / 1% Europa occidental Geopolítica Mundo Rusia US NATO War Agenda WW3

Anglosionismo / Fascismos / 1% Europa occidental Pandemia COVID19 Uncategorized